viernes, 6 de noviembre de 2015

POLVORONES DE ALMENDRA

Noviembre ya...
Vamos a pensar en las fiestas de Navidad y a adelantar faena, que luego todo son prisas.
Tanto turrones como polvorones son cosas que podemos adelantar. Así también será un bonito detalle para amigos.
Cuando hacemos polvorones en casa, se nos llena todo de un agradable olor navideño...me encanta.
Os pondré la receta que más me gusta a mí.
A ver que tal os parece a vosotros.

NECESITAREMOS

200gr de harina
50gr de almendras crudas
100gr de manteca de cerdo
50gr de azúcar glas
una cucharada sopera de anís o vino dulce
Ralladura de un limón
una punta de canela
azúcar glas para decorar
semillas de sésamo para decorar

Lo primero que haremos será picar la almendra. Aquí el grosor  como vosotros veais. Yo no la he dejado molida del todo, encontraremos trocitos de almendra.
Ahora tendremos que tostar la harina y la almendra. Para ello las pondremos juntas en una fuente o bandeja al horno a 150grados durante unos 40 minutos. Remover unas cuantas veces. La idea es que cambie ligeramente de color pero que no se os queme. No serviría de nada.
Una vez tostada, la dejaremos enfriar un par de horas. Así tambien perderá toda la humedad.
La manteca la necesitaremos a temperatura ambiente, tener previsión de sacarla antes de la nevera.
En un bol mezclaremos todos los ingredientes.
Yo he usado vino dulce, me gusta mas como sabe.
La ralladura de limón procurar que no vaya parte blanca, amarga.
De canela, va a gustos. Yo tampoco quiero que sea el sabor predominante, así que solo le he puesto media cucharadita de postre.
Mezclar con manao todo bien hasta obtener una masa unida. No tocar demasiado, ya que el calor de nuestras manos ablandará demasiado la manteca y costará hacer la masa
Coger la bola de masa y ponerla entre dos papeles de horno. Estirarla dejandola de 2 cm de grosos y meter en la nevera una hora.
Precalentar el horno a 180grados.
Marcamos la forma de los polvorones y dejamos sobre papel de horno en una bandeja.
A la mitad le pondremos semillas de sésamo. Si queremos los podemos pincelar con huevo antes. Yo no lo he hecho. Aprietas un poco y quedan fijados.
Hornea por espacio de 30 minutos.
Vigilar que no se quemen.
Al salir del horno, a los que no tiene sésamo, los decoramos con azúcar glas. Si, en caliente.
Dejar enfriar y si queréis envolverlos en papel de seda. Yo lo hago, ya que a mí me gusta chafarlos antes de comerlos.
Se conservan perfectamente en una lata metálica.