sábado, 27 de diciembre de 2008

SAQUITO DE RAPE Y GAMBAS



Es una receta que vi el otro dia en la tele, y aprovechando las fechas en que estamos me he decidido a prepararla.

Es la primera vez que utilizo la pasta filo, y la verdad es que me ha gustado bastante.

Para asegurarme de que me aguntara bien, he puesto dos hojas de pasta filo por saquito.

No las saqueis de la nevera ni de su envoltorio hasta el momento de usarlas, ya que se secan con facilidad.



Para unos 4 saquitos.


-8 hojas de pasta filo


-1 cola de rape


-12 gambas rojas


-1 cebolla grande


-1/2 puerro


-1/2 vaso de tomate triturado natural


-sal


-brandy


-harina


-martini


Empezaremos preparando el rape. Quitándole el la espina central, lo haremos en tacos, los cuales pondremos a freír en una sartén con un buen aceite de oliva. No olvidemos la sal.
Pelamos las gambas, y reservamos las cabezas.
Freímos ligeramente las gambas con el rape.

Una vez nos empieze a coger color, regaremos con brandy y con ayuda de un mechero lo flambearemos.

Apartaremos todo a un plato.


En esa misma sartén, y poniendo un poco mas de aceite, sofreiremos la cebolla cortada en juliana.

Añadiremos el puerro, y pocharemos. Pondremos las cabezas de las gambas y el tomate, y dejaremos hacer todo a fuego lento. Hay que ir apretando las cabezas para que nos vaya soltando todo el gusto.

Una vez todo bien pochado, volveremos a flambear con bandy. Pasaremos la salsa por la batidora y colaremos para que nos quede bien fina. Añadimos el rape y las gambas que teníamos reservados y mezclaremos con cuidado para que se mezclen bien todos los sabores.

Dejamos entibiar.

Estiraremos las dos hojas de pasta filo, una encima de la otro, y pondremos en el centro la cantidad de relleno que queramos. Os aconsejo no llenarlo demasiado. Haremos unos saquitos que aguantaremos con unos palillos o con unas hebras de cebollino (yo no tenia, a si que los mios palillos). Pondremos en una bandeja de horno, que lo tendremos a unos 185º. Coceremos unos 12-15 minutos, hasta que veamos que se nos empieza a dorar. Vigilar que no se os queme.

Mientras tanto, prepararemos la salsa de la base. En la receta original, la hacían con crema de leche y martini. Yo no tenia crema de leche, así que improvise un poco. Usando la misma sartén de hacer el relleno, freí una cucharada de harina, y fui añadiendo martini hasta conseguir la consistencia que quería. La verdad es que con la salsita que había quedado en la sartén, quedo algo realmente bueno.

Para acabar el plato, hacer una cama con la salsa de martini, y colocar el saquito encima. Acordaros si habéis usado palillos de sacarlos antes de sacar el plato a la mesa.

En la salsa de base, la receta original usa nata liquida, harina y martini. Yo no tenia nata, asi que tuve que improvisar.

1 comentario:

Guadalupe Caro Pociño y Javier González Hidalgo dijo...

Rico, rico...¡y con fundamento!