viernes, 15 de noviembre de 2013

RED VELVET

Hay tartas que las ves y piensas...me gustaría probarla...estará buena con ese color tan rojo que tiene?...pero nunca ves la oportunidad de hacerla.
He tenido que hacer una tarta de bodas, y la novia quería un red velvet. Genial, ya tengo la excusa perfecta para hacerla.
Antes que nada, os diré que red velvet, significa terciopelo rojo. El nombre le viene que ni pintado. Es una tarta de un rojo intenso y de una textura suave, vamos..como un terciopelo rojo.
Veréis que en los ingredientes hay algunos que o bien os pueden parecer raros, como el vinagre, o que quizás no los hayáis usado nunca, como el buttermilk. Pero ya os cuento y veréis que es sencillo.
El Rojo, lo conseguiremos con colorante rojo en pasta. Ya venden unos de rojo intenso. Usar esos, no los rojos en gel ni muchisimo menos los que son al agua. Con eso solo conseguiréis una tarta amarronada. Nada apetecible.
El color rojo también lo podemos conseguir con remolacha, pero vamos, rojo en pasta y no nos compliquemos.
El buttermilk, es suero le leche. En ocasiones lo podemos encontrar en algun supermercado, pero si no lo encontrais, como me paso a mi, se hace en casa sin ningun problema.
Sera tan sencillo como mezclar 240ml de leche con una cucharada de vinagre blanco o de zumo de limon. Dejar a temperatura ambiente durante 15 minutos y ya tendremos nuestro buttermilk. A la hora de usarlo no lo coleis ni nada.
Lo normal es hacer una cobertura de frosting de queso. La tarta, aunque roja, es de cacao, y en combinacion con la crema de queso os encantara.

NECESITAREMOS:

125 de mantequilla a temperatura ambiente
275gr de azúcar
2 huevos
280gr de harina
15gr de cacao puro
1 cuchara de levadura en polvo
1 cucharadita de bicarbonato
1/4 cucharadita de sal
240ml de buttermilk
1 cucharada de esencia de vainilla
1 cuharadita de vinagre de vino blanco
2 cucharaditas de colorante en pasta rojo

para el frosting:
50gr de mantequilla a temperatura ambiente
300gr de azucar glas
125gr de queso en crema
1 cucharadita de esencia de vainilla

Precalentar el horno a 170º.
Engrasar un molde para horno y reservar. Yo, de todas maneras os recomiendo hacerlo en dos moldes. Así os ira mejor para rellenar.
Tamizar la harina, el cacao, el polvo de hornear, el bicarbonato y la sal. reservar.
Mezclar el buttermilk con el colorante rojo y el vinagre.
Batir la mantequilla con el azúcar hasta blanquearla.
Añadir los huevos uno a uno.
Añadimos los ingredientes secos y la mezcla de buttermilk con el colorante. Ir intercalando ingrediente seco y liquido. Mezclar todo bien
Rellenar los moldes y alisar.
Hornear durante unos 25 minutos o hasta que pinchándolo salga seco.
Dejar enfriar por completo. Incluso de un día para otro.
Preparamos el frosting batiendo la mantequilla con el azúcar hasta blanquearla.
Añadimos el queso crema y finalmente la vainilla.
Con este frosting rellenaremos y cubriremos nuestro red velvet.
A ver que os parece a vosotros.





2 comentarios:

carmen - Rezetas de Carmen dijo...

Me encanta esta tarta, con ese colorcito.
besos,

merche caro dijo...

Gracias Carmen. La verdad es que tiene un sabor muy bueno.